Estilos de Desarrollo

Lograr un estilo de desarrollo propio no es tarea sencilla, ya que en ello intervienen una innumerable cantidad de variables como: la política, la educación, el ambiente, los factores sociales, los factores étnicos, entre otros, alinear u orientar todas estas variables hacia un mismo objetivo, es realmente complejo.

Sólo la discusión y el análisis de la interacción de estas variables, y manteniendo como eje transversal el ambiente se podrá visualizar un verdadero estilo propio de desarrollo.

POLÍTICAS PÚBLICAS SOBRE AMBIENTE (ensayo 3)


POLÍTICAS PÚBLICAS SOBRE AMBIENTE


En Venezuela la política ambiental se ha caracterizado por la aplicación de controles directos y como  consecuencia, la gestión de la contaminación y los recursos naturales se apoya en el cumplimiento de una extensa y compleja legislación. Por ello es necesario la elaboración de la declaración de política ambiental del país, para ordenar las acciones actuales en materia de gestión ambiental. Es lamentable que aun en la actualidad los problemas ambientales más importantes no sean atendidos de manera adecuada. Tal es el caso de la degradación que presenta en estos momentos el ambiente, consecuencia de la expansión comercial y la industrialización de las empresas en todo el planeta, ya que a la mayoría de estas no les importa lo que pueda pasar con el medio de donde adquieren los recursos para la producción de sus bienes, mucho menos como renovarlo, lo primordial para ellos es la obtención de beneficios propios. Una de las industrias que más impactos ambientales genera a nivel local y global es la petrolera y sus distintas fases de su explotación, las cuales generan destrucción de la biodiversidad y del ambiente en general; y los impactos en las poblaciones locales que viven alrededor de la infraestructura petrolera, se evidencian aun antes de que se inicie cualquier operación, tan es así, que cientos de comunidades han sido desplazadas alrededor del mundo para dar paso a esta industria, y cuando la gente tiene que convivir con ella, enfrenta serios problemas de salud, de perdida de cultural y de violencia. Es entonces por lo que vemos un desequilibrio en el crecimiento no solo económico sino también demográfico, actividades económicas desplazadas por otras, como es el caso de la agricultura la cual resta importancia con la llegada de la explotación petrolera y el desarrollo de grandes industrias, todas estas concentradas en áreas focalizadas del país, donde vemos con claridad problemas sociales, educativos, poblaciones cada vez más empobrecidas, crecientes cordones de marginalidad, colapso de los servicios públicos, ecosistemas agotados, que afectan directamente la calidad de vida de la población propia del área, así como también, aquellos que migran en busca de supuestas mejoras. Un ejemplo claro de las consecuencias de estas actividades, es el caso particular de la Bahía de pozuelos, en Puerto la cruz, donde la acción de la industria petrolera causa grandes impactos ambientales, disminuyendo las actividades turísticas y de pesca de la zona, afectando el bienestar social, promoviendo una dependencia absoluta a una sola actividad económica, impidiendo la diversificación de la economía y el progreso de la zona.
Lamentablemente el patrón de desarrollo de la explotación petrolera y las políticas de sustitución de importaciones que el país ha seguido durante las últimas décadas ha afectado seriamente las condiciones del medio ambiente. Destacando que el esquema de sustitución de importaciones creó industrias manufactureras altamente dependientes recursos naturales primarios, como consecuencia, la actividad industrial no se ajusta a la disponibilidad de estos recursos y se inclina a generar cantidades excesivas de desechos.
Teniendo Venezuela una importante riqueza paisajística, climas variados, y un potencial turístico inmenso, es inaceptable que ni siquiera se evidencie la voluntad de reparar los daños ambientales causados por las empresas estatales y no se tome con seriedad el cambio climático ni la educación ambiental. Vemos como la gestión ambiental se ha reducido a acciones aisladas que solo buscan resolver un problema puntual, como la construcción de infraestructuras agua potable, aguas servidas y desechos sólidos, etapas que debieron ya ser superadas. Todos estos esfuerzos se malgastan cuando no existe una política ambiental que abarque la realidad del país. Si bien hay que valorar las iniciativas legislativas y constitucionales evidentes, no se considera que existen unos principios regentes en materia de gerencia ambiental que incluyan conceptos como la protección, conservación, prevención pero sobre todo remediación del ambiente. Por todo esto y más, es necesario retomar la ordenación del territorio, promover el desarrollo sustentable y fortalecer al Estado para asumir la rectoría y control de los procesos que traen consigo el progreso.





Autor: Carlys Mendoza. C.I: 17263204

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada